Jack White – Blunderbuss

Jack White grabó uno de los discos del año. Lo hizo a su manera, con todos los genes de su audio y a mitad de camino entre la casualidad y la necesidad. Entre Bob Dylan y él mismo acuñando killer riffs, este cerebro escapado del imaginario de un Tim Burton musical, camina en el desierto del Psycho Billy, el Rock & Roll y el Blues, el Bluegrass, el Folk y la Psicodelia.

Con un manejo inmejorable de los climas en poco más de cuarenta minutos, White basó su forma de trabajo para grabar Blunderbuss en la espontaneidad. Llamó a los músicos con los que grabó cuando los necesitó y los que podían, se acercaron a su estudio de Third Man Records en Nashville, Tennessee donde el ermitaño respira, vive y crea. Así, con elementos de sus proyectos pasados como Jack Lawrence (The Greenhornes, The Raconteurs, The Dead Weather) o algunas de las integrantes de The Black Belles o Ruby Amanfu, a quienes produjo, así como también su ex esposa Karen Elson que agrega voces en estudio, mientras se ampara en su nueva baterista fetiche Carla Azar (Pj Harvey, Vincent Gallo, etc).

En Blunderbluss la temática lírica parece ser el desamor y la revancha. En Missing Pieces canta “When someone tells you they can’t live without you, they ain’t lying,”, o “You brought your turnpike? Now you’re tryin’ to bring your garbage to me, I got some words for your ass, You better find somebody else up the street” apura Trash Tongue Talker. Y los ritmos son eclécticos pero no desparejos. I’m Shakin’ y Sixteen Saltines está entre lo más crudo de todo el disco, mientras que Hypocritical Kiss o Hip (Ephonimous) Poor Boy lo tienen a White detrás de la electroacústica vestido como hace cien años en la puerta de un Saloon.

Jack White estuvo con The White Stripes y cambió la forma de escuchar un riff. También abandonó esa historia para nunca más volver. Hizo otras cosas igual de buenas con The Racounteurs y The Dead Weather, se divirtió con amigos como Alicia Keys, Norah Jones y Danger Mouse. Se carajeó con Auerbach y mira de reojo a Homme. Dejó de lado el yeite de cantar como Robert Plant para encontrar su propia voz. Y cuando quiere te vuela la cabeza con el trabuco en la mano (o su guitarra).

Esta entrada fue publicada en Novedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s