Jamming With Edward

Grabado en los estudios Olympic de la capital británica Jamming With Edward! no fue lanzado sino hasta 1972 por el sello Rolling Stones Records y es sin dudas una de las joyas escondidas del rock de los ’70. El álbum aparece como el resultado de una jornada en la que Nicky Hopkins, Ry Cooder, Charlie Watts, Bill Wyman y Mick Jagger esperaban a un Keith Richards colgado de la aleta que se hizo desear para continuar con las sesiones de Let It Bleed en el Londres de 1969.

La ausencia de Richards durante esos días se debió a que el guitarrista estaba enojado con Jimmy Miller, productor del octavo disco de los Stones, que decidió incluir a Ry Cooder como adicional al grupo, tal como pasó duante la grabación de Beggars Banquet un año antes cuando Dave Mason secundó a Keith.

Así, el resto de la banda tomó sus equipos y encaró una empresa motivada por la distención y el talento de todos sus integrantes. Nos encontramos aquí con piezas de Blues de alto vuelo como It’s Hurts me too de Elmore James y The Boudoir Stomp, que abre el álbum. Edward’s Thrumb Up es, además de una gran jam por parte de la banda, la excusa del nombre del disco. Que en su nomenclatura artística está encabezado por el tecladista Nicky Hopkins quien le aportó buena parte del audio característico al mejor Stones en los discos en los que participó. Bajo el pseudónimo Edward, Hopkins comandó las acciones y tuvo ese apodo por su participación en el tema Edward the Mad Shirt Grinder del disco de Quicksilver Messenger Service titulado Shady Grove.

La base rítmica de The Rolling Stones hace una tarea impecable en los cambios de estructura que van teniendo las improvisaciones, Jagger se suma con los gemidos de su armónica e interviene vocalmente en algunas ocasiones y Ry Cooder se luce acariciando su talento nota a nota en la infinita Blow with Ry. A la que la sigue las piezas divertidas del disco que además ofician de cierre: Interlude a la El Hopo y Highland Fling donde Hopkins se permite jugar con algunas piezas de música clásica en dos minutos y acelerar el ritmo al máximo para un rock & roll más movido.

Esta entrada fue publicada en Clásico y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s