El recomendado de la semana: Massacre.

“Vengan a escuchar lo que hablan por atrás” invita Walas, el gordo con más onda del rock mundial, que se sube al cuadrilátero con los guantes del gran Oscar Bonavena para transformarse en un ícono del Rock Viral con Ringo, uno de los discos argentinos del año.

Aferrado a las cuerdas de Pablo Mondello y Federico Piskorz, Ringo gana por knockout en once rounds que ofrecen lo mejor del espíritu Punk de estirpe glamoroso y borderline que yace innato en Massacre. Con historias sobre héroes que superan los límites de su propio amor, que escapan de la ley y regresan como modelos para estatuas, o aquellos anónimos detrás de las grandes revueltas sociales que hoy gritan “basta” en buena parte del mundo, la banda que lleva veintitrés años en las pistas (de skate) goza de “buena salud universal”.

Para Ringo se planteó un trabajo en conjunto con Alejandro Vazquez (Carajo, Intoxicados y Bersuit) y el ingeniero Tom Baker (Stone Temple Pilots, Rob Zombie, Marilyn Manson, Bad Religion y Beastie Boys), quienes pulieron el mejor audio que Massacre podía ofrecer después de cuatro años de sobreexposición mediática y quiebre comercial.

Los puntos altos están marcados por el pulso asesino del principio con La web del siglo, el simple Tanto Amor, Tengo Captura y Celebrity. La Virgen del Knockout comienza con una locutora de CrónicaTV relatando la historia que justifica parte del concepto de todo el disco y tira manos al mentón a fuerza de killer riffs diosificando a uno de los ídolos olvidados del deporte nacional (Almafuerte ya le había dedicado una canción). También encontramos un muy buen trabajo de la sección rítmica a cargo de la batería de Charly Carnota y Luciano “Bochi” Facio en bajo.

Párrafo aparte para El Deseo, que contó con Sebastián Schachtel y Alejandro Terán como invitados, y una de las líneas para el ser amado del año: “ningún invierno empieza hasta que no seas vos quién dé por apagado el sol”. Chapeau a un nivel de lucidez lírico que no viene abundando por estas latitudes.

Muerte al Faraón invita a quien le quede la corona a que se haga cargo. Y el final llega a puro cuelgue como conteo del cierre del combate donde Ringo espera la campana de pie y una declaración de principios titulada Lo mío no es tan grave. Diario mental sin grupo etáreo que se para de frente ante alguna mirada de reojo y clausura el viaje con recursos extramusicales de esos que aparecen en su justa medida a lo largo del álbum.

Independientemente de lo que ofrece la escena nacional, donde lo que manda es el Indie con epicentro en Palermo y la caterba de grupos auspiciados (o que buscan serlo), no está mal festejar cuando la gran maquinaria industrial PopArt lanza un disco más que decente, de un grupo que hizo el crossover del culto made in Palestina al Luna Park. La propia metáfora está en las palabras de Walas en Tanto amor: “Encendieron apenas una luz que, sin embargo, brillará en la eternidad“.

Esta entrada fue publicada en Novedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El recomendado de la semana: Massacre.

  1. Buena nota, me ha parecido un gran disco.
    Que entrá y se queda.
    Ya lo estoy cantando en la ducha.

  2. buen diso pero me sigo quedando con los discos viejos, y quizas algunos temas de el mamut, pero mis gustos no evitan que sea un buen disco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s