El recomendado de la semana: A Propósito.

El trabajo de Adrián “Dárgelos” Rodriguez desde la voz y los arreglos hace que Babasónicos, una vez más, sobresalga dentro de la edulcorada, llena de aguante y poco arriesgada escena rockera nacional. Y A propósito, comienza con una evolución de su fórmula probada y termina en un desquicio sonoro no apto para las radios mainstream que se pelean por sus simples.

Lo nuevo del grupo que ya lleva más de veinte años en las bateas es un auténtico manual de lírica, verso y fraseo. Sus canciones están entre la lucidez y el coqueteo constante de las relaciones ambivalentes que rodean el aura de (casi) todos los dieciséis temas que componen los sesenta minutos de la versión “Deluxe” de A Propósito.

A diez años del primer eslabón de cambio llamado Jessico, Babasónicos pareciera proponer la entrada a una nueva etapa en la que sólo se podrían vislumbrar un cambio tras otro. Confirmada como una de las bandas fundamentales para la música argentina del Siglo XXI con los discos Infame (2003), Anoche (2005) y Mucho (2008), A Propósito pudo haber sido lo que quisiera, en el tiempo y la forma en la que se le antojara. Pero es de lo mejor que entregó el Rock & Pop local en lo que va de 2011.

En cualquier otra banda, todo tipo de cambio podría ser interpretado como un riesgo. Pero aquí tanto la variedad de ritmos como sus besos a la banquina son una virtud. Ejemplos de esto pueden ser la Bossa que acecha el cierre del disco estándar, titulada Barranca Abajo, el freakshow Muñeco de Haití (y sus otras dos entregas), la revolución Rave de Postizo o las fiestas bailables de El Sultán y Jaula.

Lo mejor de A Propósito no termina sólo en los cortes y adelantos del álbum. Lo mejor está en el desinterés por la aceptación que puedan tener esas pistas ocultas y “productos Premium” más alejados de cualquier parámetro de alta rotación como todo lo que cortan Dárgelos y Cia. Una compañía que supo sobreponerse al paso del tiempo, los compañeros perdidos en el camino y la bienvenida de un amigo al ballet estable del teatro de las postales que es Babasónicos.

Sobraron ideas para esta empresa y se notó. Quizás por eso lleve ése nombre tema seis. Colmado de mutaciones sonoras que pintan los climas de un disco con mucho para ofrecer, por lo menos para esas radios que no podrán cortar la cara negra y rosa de A Propósito.

Esta entrada fue publicada en Novedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s