El recomendado de la semana: Band of Gypsys.

A días del lanzamiento de Weast Coast Seattle Boy, la antología de cuatro discos que se suma a Valleys of Neptune (también póstumo, también de este año), Band of Gypsys sigue siendo el mejor reflejo de Hendrix en vivo, cuarenta años después de las noches del Fillmore East.

Luego de la disolución de la Experience, Jimi Hendrix decidió convocar su amigo del servicio militar Billy Cox para cumplir con el show que lo tenía como una de las figuras principales en Woodstock. Allí, acompañado por percusionistas y demás artilugios, Gypsy Sun & Rainbows, como él mismo bautizó arriba del escenario, hizo una de las actuaciones más notables del rock hasta el momento.

Aunque para esa altura Hendrix ya sufría de desequilibrios emocionales, se fue muy conforme del festival de Nueva York y creyó encontrar en lo que ahora llamaría Band Of Gypsys, la solución al problema que tenía por delante al encontrarse sin su banda original. Así, sumo a Buddy Miles a la batería, nuevamente en trío.

El registro de la existencia de esta etapa quedó conformado tras las cuatro actuaciones en el Fillmore East de Manhattan en la víspera de año nuevo y los primeros días de 1970. Para esos shows Hendrix centró los sets en material a estrenar en el que venía trabajando, algunas nuevas versiones de temas de la Experiencie que tuvo que agregar por una cuestión de falta de canciones, y dos composiciones cortesía de Buddy Miles, con quien además compartió el micrófono en varias ocasiones a lo largo del espectáculo.

De las seis canciones que finalmente integraron Band of Gypsys, Machine Gun sobresale del resto. Por entonces una novedad, Hendrix ya la había interpretado en Woodstock junto con una versión libre del himno norteamericano, efectos de guitarra que emulaban sonidos de guerra, y un inspirado Buddy Miles encargado de las ametralladoras.

Canciones como Power of Love y Message to Love, que luego verían la luz en su versión de estudio con un Jimi Hendrix ya fallecido, son también un claro reflejo de lo que este músico podía hacer en vivo.

El resto de la actuación es en sí misma una clase magistral de rock & blues con un trío que, sin tanto tiempo de ensayo, en algunos pasajes, superó el nivel rítmico de la Experience con un Hendrix lúcido y fino, un Billy Cox preciso y Buddy Miles que mostró una táctica bien distinta a la de Mitch Mitchel, amén de sus dotes como cantante.

Unos meses después de la actuación en el Fillmore East Jimi disolvería Band of Gypsys para volver a juntar a la Experience con Mitchel nuevamente en la batería, aunque con Cox en lugar de Noel Redding, y así hacer su última gira llamada The Cry of love Tour.

Share on Facebook

Esta entrada fue publicada en Clásico y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s