El recomendado de la semana: Miles in the Sky

Miles Davis es sinónimo de jazz y virtuosismo. Así que, escapando un poco de la panzada patria que nos dio el fin de semana largo, no haremos un minuto de silencio por él, sino que los parlantes enchufados al tocadiscos irán a su máximo volumen para recordar un nuevo aniversario del nacimiento de Miles Dewey Davis III, protagonista de una revolución que nada tuvo que ver con la de Mayo.

Y para recordarlo nos vamos a uno de los álbumes que, para muchos entendidos, es de los más difíciles de digerir de su discografía. Hablamos de Miles in the Sky, un larga duración que este trompetista negro terminó de grabar días antes de cumplir cuarenta y dos años.

Para esa ocasión decidió volver a trabajar con Herbie Hancock a la cabeza de un quinteto que fue completado por los virtuosos Wayne Shorter en el saxo tenor, George Benson, que tocó la guitarra eléctrica en Paraphernalia, (el segundo track del disco), Ron Carter en el bajo de ocho y bajo eléctrico, y Tony Williams en la batería. Con este line up, y sus particulares características para el jazz de fines de los sesenta, Miles sentó las bases para el jazz fusión que más tarde exploraría a fondo con discos como In a silent way y el emblemático Bitches Brew, ambos grabados en 1969.

En este disco, Miles firma sólo dos de las cuatro composiciones, aunque éstas son las más largas del álbum: Stuff y Country Son, de la cual, a partir de 1998, se pudo encontrar una versión alternativa que acompañó el relanzamiento del álbum ese año con seis pistas en total.

En los años siguientes Miles Davis seguiría vinculado a Columbia en lo que para muchos fue su etapa discográfica más memorable. Más tarde vino un período algo menospreciado por un sector del público del jazz donde Miles, después de un tiempo inactivo, volvió a tomar la trompeta por las astas durante los ochenta y hasta el fin de sus días en 1991.

Pasaron ya unos cuantos años desde su muerte, pero un día como hoy no sólo nacía Miles Davis, sino que también le daba las primeras escuchadas a un trabajo que acababa de terminar.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s